SINOPSIS

Beatriz Pichi Malén, cantante mapuche argentina, es tataranieta del cacique Ignacio Coliqueo, que a fines del siglo XIX formó una comunidad mapuche en la provincia de Buenos Aires. A través de su canto Beatriz restablece su identidad. La vemos viajar a Chile y encontrar la zona de origen de su abuelo, en el territorio de Boroa, novena región.

PMPhoto02B
PMPhoto01B
PMPhoto03B

RESEÑA

De secretaria a cantante

Beatriz Pichi Malen se reencontró con sus raíces en la adultez, pero cada canto, cada palabra en mapudungún, cada sonido y tradición mapuche, le dio el sentido que en su vida no había encontrado.

Cantante argentina-mapuche que tiene como distintivo, para quienes la conocen el cantar en el idioma de este pueblo, responsable que los Incas no pudiesen penetrar la Araucanía de Chile y que hoy continúan defendiendo el territorio que les fue arrebatado por el Estado chileno y argentino.

“Yo ya tenía 30 años y todavía estaba buscando quien me enseñara la lengua mapuche, pero como el que busca encuentra, encontré. Y todavía estoy encontrándome con ese idioma”, cuenta Beatriz Pichi Malen. Esta mujer mapuche es oriunda de Los Toldos, provincia de Buenos Aires, Argentina, sin embargo, se fue de dicho territorio mucho tiempo, estudió, trabajó y en eso estaba cuando su vida comenzó a no satisfacerle por completo. Trabajaba como secretaria en una empresa y le iba bastante bien, pero al mismo tiempo se encontraba en una búsqueda profunda de sus raíces, de su cultura y con las vueltas que da la vida, decidió renunciar y dedicarse al canto.

Desde 2017 se encuentra trabajando en una producción que tiene en la dirección artística al músico chileno, Nano Stern, en donde además incorpora canciones de Violeta Parra cantadas en mapudungún.

Desde 2017 se encuentra trabajando en una producción que tiene en la dirección artística al músico chileno, Nano Stern, en donde además incorpora canciones de Violeta Parra cantadas en mapudungún.

En 1984 Beatriz Pichi Malen ganó el Festival Internacional de Cosquín en Argentina, el que ganó con su canto mapuche. Este triunfo significó la ratificación de que este era su camino y así decide dedicarse a la música, pero no a cualquiera sino a una nacida desde la cultura que es suya, que también es parte chilena y argentina, la mapuche.

El pueblo Mapuche (en mapudungún, gente de la tierra) transitaron pasando libremente la cordillera de Los Andes en busca de frutos de recolección y de terreno para el pastoreo de los animales. Ese fue un tiempo en que las fronteras no conocían de Estados nacionales. Sin embargo, llegada la colonización, el pueblo fue despojado de muchos de sus territorios y poco a poco se fue también despojando de su cultura a este pueblo que hasta el día de hoy lucha por reivindicar su cultura y recuperar, al menos en parte, sus territorios.

La historia de Pichi Malen no es totalmente extraña o particular, su ancestro (por parte materna) el cacique Coliqueo migró del territorio que actualmente corresponde a la provincia de Temuco, a la Pampa Argentina, ahí se estableció y dejó descendencia. Lo que hace que Beatriz tenga una profunda conexión e incluso lazos sanguíneos, que se propone descubrir a través del capítulo dedicado a su historia de la serie documental Indígenas Notables, en el sector de Panguipulli.

“El canto me habitó y después se colocó en mí […] Nadie me dijo a mí que tenía que hacerlo y yo no dije ‘voy a ser cantante’. De hecho, no soy una trovadora, ni latinoamericana, ni folclórica, con todo el respeto para esas personas. Soy simplemente una mujer que levanta el canto de la gente de la tierra, que es mi gente y el pueblo al que yo pertenezco”.

Postales