SINOPSIS

Cristina Zárraga es nieta de Cristina Calderón, la última hablante del mundo del idioma yagán. En Alemania, donde hoy vive, prepara un libro con la historia de vida de su abuela, un encargo que ella misma le hiciera hace años. La vemos viajar desde Alemania a Isla Navarino, donde hoy viven los últimos yaganes, a presentarle su obra a su abuela.

CZPhotob07
CZPhotob09
CZPhotob08

RESEÑA

Cristina Zárraga: “Mi lucha es por el reconocimiento de nuestro pueblo Yagán”

Nieta de la que ha sido considerada la última yagán, Cristina Calderón, pero que para Zárraga no es la última sino una de las tantas que ha habitado las tierras que por miles de años habitaron sus ancestros. Hoy Zárraga utiliza las palabras como armas para mostrar que la cultura Yagán aún vive.

Como la historia de muchos descendientes de pueblos originarios de Chile, Cristina Zárraga se reencontró con su cultura cuando ya era mayor, desde entonces se ha dedicado a escribir y escribir, para desde las letras lograr mantener con vida y sobre todo realizar un registro de las practicas de la cultura Yagán.

“El primer encuentro que tuve con mi abuela fue a los 23 años, pues mi padre se había ido a Concepción, donde nací. Ella me pidió que escribiera un libro sobre su vida, porque tenía mucho que contar y quería que no se dijeran mentiras”, cuenta Cristina -a la revista Livre-, y es precisamente este viaje el que retrata la Serie Documental Indígenas Notables en este capítulo.

Zárraga cuenta que decidió participar de Indígenas Notables porque, “me pareció una buena instancia, donde poder mostrar nuestro trabajo cultural Yagán. Mi encuentro con mi abuela, el principio de una historia que se plasma hoy en su libro biográfico ‘Memorias de mi abuela Yagán’”, al mismo tiempo señala que, fue “la oportunidad de mostrar que no somos un pueblo extinto, sino una Comunidad en donde varios estamos llevando adelante proyectos que dan continuidad a nuestra cultura. Y que mi abuela no es la última Yagán. Así como se ha dicho cada vez que un anciano Yagán ha partido ‘el último’”.

Hai Kur Mamasu Shis (Quiero contarte un cuento) es una de las obras que ha publicado Cristina, además de ser la gestora del diccionario de la lengua yagana, Yágakuta (2009). Actualmente vive en Alemania, pero desde allá se comunica con su abuela, con su cultura e intenta viajar constantemente a Chile, para además de reconectarse, lograr que sus dos hijas se conecten con su cultura, con el territorio en el que deberían habitar, pero donde encuentran pocas posibilidades para dedicarse, ella a la escritura y su esposo a la fotografía. Sus dos hijas llevan nombres yaganes, lo que resultó difícil en Chile, puesto que el registro civil prohíbe o cuestiona la inscripción de estos nombres.

En Alemania, Cristina no sólo se ha dedicado a continuar escribiendo sobre su cultura, sino que ha estudiado el trabajo fotográfico de Martín Gusinde, sacerdote que ha comienzos del siglo XX fotografió a Selknam y Yaganes en Chile, en esas imágenes Cristina ha reconocido a sus antepasados. Desde ese despojo cultural, esa mirada inquisidora de un extranjero que curioso miraba a los habitantes del territorio austral de Chile, Cristina reflexiona sobre la poca crítica que existe en la comunidad yagana en relación al despojo cultural y territorial que ha sufrido la comunidad.

La preocupación de Cristina se cristaliza hoy en el libro que lanzó a principios de 2017, un trabajo que llevó 10 años y con el paso del tiempo fue madurando y completando la historia de su abuela, que es al mismo tiempo, la historia de muchos/as y parte de Chile.

“Mi lucha es por el reconocimiento de nuestro pueblo Yagán, nuestra historia, cultura y nuestra existencia hoy en día en las tierras que por miles de años habitaron nuestros ancestros. Y que como todos los pueblos originarios, nos vemos afectados ante la expropiación de nuestras tierras”, Cristina Zárraga.

Teaser Cap. 10 - Cristina Zárraga

Postales