SINOPSIS

Ercilia Araya practica la transhumancia, enfrentando la altura y la nieve, como lo han hecho desde cientos de años los miembros de su pueblo colla. La  mineras amenazan sus territorios, diezmando los pastos para su ganado y contaminando las aguas. Ella las enfrenta en una lucha cultural, y también en tribunales.

EAphotoB05
EAphotoB02
EAphotoB01

RESEÑA

Practicar la trashumancia en un territorio conquistado por la minería

Vivir de forma, en gran parte, nómade, para llevar a pastorear un ganado de propiedad comunitaria es el estilo de vida que cultiva Ercila Araya, una mujer perteneciente al pueblo conocido como Colla, quien desde el 2008 lucha contra la gran minería para preservar el agua y el medioambiente de su tierra.

En el año 2018, en pleno siglo XXI, en el que ya habla de inteligencia artificial, desastres naturales producidos por la contaminación que la industrialización y avances tecnológicos sin conciencia han producido, aún sobrevive, a este devenir post moderno, la naturaleza itinerante del pueblo Colla.

“Para mi no fue fácil aceptar la invitación de participar en esta Serie documental, porque yo pensaba que podía ser un truco de la empresa minera. Después de conocer y hablar con Alejandra acepté porque el equipo y la propuesta me dieron confianza, parecía una propuesta seria y significaba una gran oportunidad para poder contar nuestra lucha contra la minería, pero también, mostrar nuestra cultura que va de la mano con el cuidado del medioambiente”, Ercilia Araya.

“Para mi no fue fácil aceptar la invitación de participar en esta Serie documental, porque yo pensaba que podía ser un truco de la empresa minera. Después de conocer y hablar con Alejandra acepté porque el equipo y la propuesta me dieron confianza, parecía una propuesta seria y significaba una gran oportunidad para poder contar nuestra lucha contra la minería, pero también, mostrar nuestra cultura que va de la mano con el cuidado del medioambiente”, Ercilia Araya.

Pirincha, como la llama su comunidad, que significa “mujer del viento”, vivió durante más de diez años practicando la trashumancia con sus padres, cuidando el pastoreo de los animales, con los que llegó a conectarse profundamente, así como a conectarse con la naturaleza. A los 22 años –luego de marcharse a los siete a vivir de forma nómade en la precondillera de la región de Atacama-, Ercila se casa con un hombre Colla y deciden vivir en la ciudad de Copiapó, sin embargo, esta estadía solo duraría tres meses: “lloraba noche y día porque no era a lo que estaba acostumbrada, estaba ligada profundamente a mi territorio y cultura”.

Pese a mantener su cultura y la trashumancia, Ercilla tiene una residencia fija que habita por periodos, puesto que se turnan con los integrantes de su comunidad para ir a pastorear a los animales que le dan sustento, esta residencia se ubica en Paipote y desde ahí se organizó en el 2000 y formaron una comunidad indígena de la que es Presidenta desde 2008. “Nosotros somos una comunidad Colla que siempre el Estado nos ha ignorado y discriminado. Al estar habitando estos territorios nosotros somos un estorbo para las mineras que destruyen el medioambiente, porque nosotros cuidamos y resguardamos la naturaleza, porque nosotros vivimos de ella, a través de la trashumancia, que es parte de nuestra cultura”.

A la comunidad de Paipote y a la mujer del viento, no sólo les ha interesado conquistar el territorio que les ha sido arrebatado, sino que también el cuidar el bienestar de la tierra que han habitado por siglos Los Colla. “Los bofedales se están secando por los trabajos de las mineras que llevan más de dieciocho años en el territorio. Es una empresa canadiense llamada Kinross, ubicada a 120 kilómetros de Copiapó, entre 4.200 y 4.500 metros de altura”, cuenta Ercila mientras agrega que nunca ha logrado entenderse con la minería porque “nunca han respetado nuestro territorio. Somos una comunidad que sobrevive de nuestros animales y ellos se alimentan de los bofedales y las aguas, pero a  la empresa no les interesa”.

La minera Kinross ha logrado permanecer en el territorio gracias a acuerdos que ha establecido con otras comunidades indígenas del sector, a las que Ercila denuncia no practicar las costumbres originarias de su pueblo. En la actualidad la Comunidad Colla de Paipote está trabajando con la asesoría de una abogada para continuar luchando por la preservación medioambiental de sus territorios. En esa línea es que Ercilia señala que, “para nosotros es súper importante que esta Serie, que muestra nuestra historia, sea transmitida a nivel nacional por TVN, porque así mucha gente va a poder enterarse de nuestra lucha por cuidar nuestras tierras, la naturaleza y también de nuestra cultura”.

TEASER Cap. 8 - Ercilia Araya

Postales